Sedomir R. de la Sierra y Dámaso Guardí